Oficina con estilo natural, estantería de madera con decoración y atrezzo. Puestos operativos con pantallas de ordenador y tecnología

En el mundo actual, que se ha vuelto especialmente cambiante en los últimos años, las prioridades de los individuos también han vivido una transformación no solo como personas, sino también como trabajadores y empleados.

Ante esto, las organizaciones se encuentran ante el dilema de cómo posicionarse: adaptarse a las nuevas necesidades de los individuos o dejar pasar esta nueva realidad.

Sin embargo, ¿Cuál es el riesgo de pasar por alto estos cambios de pensamiento y de modo de vida y de trabajo? Está claro que no todo vale en este campo y, sin duda, la transformación actual del modo de producir y rendir no puede ser ignorada si queremos que nuestra empresa atraiga y, sobre todo, retenga talento.

Equipo de trabajo, compromiso y team building talento

Nuevos horizontes, nuevas formas de trabajo.

Work from home, modelos híbridos, tecnología… Las ya no tan nuevas formas de trabajar en el día a día irrumpieron, y lo siguen haciendo, en la organización de las compañías y empresas.

Los empleados no quieren renunciar a un modo de vida y de trabajo al que ya se han acomodado y no están dispuestos a volver atrás. Los nuevos horizontes del trabajo se abrieron y la vuelta atrás no es una opción. Las organizaciones deben decidir cómo se posicionan ante este fenómeno. ¿Lo acompañan o lo abandonan? ¿Qué mecanismos utilizan para no quedarse atrás? ¿En qué consiste su transformación? ¿Cómo quieren conseguir que el compromiso y el bienestar persistan ante estas nuevas formas de trabajar?

Puesto de teletrabajo work from home tecnologia

Tomando ejemplo de empresas vanguardistas.

Las organizaciones más actualizadas y comprometidas lo tienen claro: el nuevo paradigma de trabajo va de la mano con la transformación, no solo cultural y organizativa, sino también del propio espacio de trabajo.

Aunque para muchas personas no esté relacionado, un espacio preparado para afrontar nuevos retos, como los modelos híbridos, es una de las piezas clave para el éxito en este sentido.

Una buena estrategia no pone en duda el compromiso, la flexibilidad y el sentimiento de comunidad, los tres pilares imprescindibles del trabajo hoy en día.

Equipo de trabajo en espacio de oficina

Las empresas más vanguardistas saben que integrar en sus rutinas y programas laborales una estrategia que acompañe y guíe a los individuos que cohabitan y trabajan en el espacio es imprescindible para un éxito a largo plazo.

Integración de tecnología, modelos híbridos, espacios WELL con el usuario en el centro del proyecto… El futuro está muy presente en las empresas que conocen cómo tratar a sus empleados y que invierten tiempo, esfuerzo y dinero en ellos, haciéndolos sentir literalmente parte de algo, integrando su talento en la empresa y creando espacios seguros para ellos, tanto físicamente como emocionalmente.

Y ¿cómo conseguirlo? La respuesta es clara: una estrategia planificada por profesionales que no deje nada al azar.

Puestos de trabajo en oficina con iluminación y tecnología

El riesgo de no hacer nada.

Crear una cohesión entre empleado y espacio de trabajo es la meta de tales estrategias. Las empresas que lo hayan asumido como un paso crítico para su negocio, tienen mucho ganado.

Pero, ¿cuál es el riesgo de desconocer esto? ¿Qué pasa cuando una empresa no hace nada al respecto? ¿Cómo reacciona el talento humano?

Diseño de espacio de trabajo con equipo de interiorismo

Workplace Strategy como solución.

No hacer nada es un riesgo que no deberíamos estar dispuestos a asumir. Invertir recursos en conocer el entorno, a los empleados, las formas de trabajar y las relaciones existentes, tanto humanas como profesionales, es una apuesta segura para el éxito. De lo contrario, el talento solamente puede reaccionar de una forma: buscando un lugar más flexible.

En conclusión, la adaptabilidad al cambio es el valor real que diferencia a una empresa. ¿Cómo conseguirlo? La Workplace Strategy aporta ese valor que la empresa debe aprovechar, encontrando el equilibrio entre espacio y personas.

Mesa de trabajo con flores encima de mobiliario

Conocer la empresa por dentro no solo consiste en tratar el espacio físico, sino que definir los perfiles de los empleados, qué pueden aportar y cómo se sienten más cómodos a la hora de trabajar nos permitirá colaborar de manera más eficiente.

Profundizar todas las posibilidades que ofrecen los recursos de los que disponemos, materiales y humanos, hacen que el espacio de trabajo deje de ser un lugar para convertirse en una experiencia que, a través de la Workplace Strategy, se puede optimizar para sacar todo su potencial.

Espacio de reunión en oficina

Conclusión.

La importancia de contar con una Workplace Strategy está clara. Las manos expertas, con un proyecto realizado a medida para cada organización, conociendo sus necesidades, están preparadas para poner en marcha estrategias que aporten valor a los espacios de trabajo.

Convertir el espacio de trabajo en un lugar social, centrado en el bienestar y adaptado a la cultura de la organización es el primer paso para el éxito.

Imágenes propias y Pexels.

Contenido relacionado

La importancia de la luz en entornos de trabajo.

Apología a lo común

Cómo atraer talento a la oficina

«Una mirada atrás» con Íñigo Ramírez

De acuerdo